top of page

LOS HOMBRES DETRÁS DE LOS VEJIGANTES

Actualizado: 25 mar 2023


Por R RAMOS-PEREA

Cada vez que encuentro con Modesto Lacen, me trae a la memoria la imagen de aquel muchacho alebrestado y vivaracho que llegó a mi salón de clase lleno de sueños de ser tan bueno como Denzel Washington.

Me resultaba muy simpático escucharlo hablar con tanta pasión de ese monstruo de la actuación, a lo que siempre le contestaba que para alcanzar aquellas alturas tendría que estudiar mucho, hacer mucho, vivir mucho.

Modesto siempre fue un joven actor modelo, disciplinado, profundo, sensible. Los primeros trabajos que hizo conmigo hace ya bastantes años, me sorprendían por su capacidad de penetración, por la experiencia vivida o imaginada que ponía en ellos.

Ahora que es uno de los mejores actores de su país, a quien ha dado gloria y belleza en los diferentes trabajos que ha hecho tanto aquí en nuestro teatro y cine como en el exterior, me reitero en que sus sueños de llegar tan alto como, le rindieron frutos.

Su papel en VEJIGANTES no es central. No hay papeles pequeños, pero la magia que pone a la parte que desarrollamos para él, engrandece nuestra mutua obra y más cuando los primeros segundos de la película son una afirmación no solo de su puertorriqueñidad sino de su sangre loiceña. Tanto Edgardo Huertas, como Eric Delgado, como yo, no creemos haber escogido mejor columna para la casa que es VEJIGANTES. Modesto Lacen es savia de Loíza. Y todos, contaminados felizmente de ese orgullo, caminamos juntos en esos gestos, en esa presencia y hasta en las lágrimas que le vimos verter silenciosamente en su noble personaje del CABALLERO, ante la pérdida del amor más puro.

Los demás actores varones de VEJIGANTES ganaron su pedazo de gloria en esta película que se hizo para la historia de la Nación. Edwin Emill Moró es un actor muy conocido en nuestro pequeño mundo artístico, y siempre le celebramos su talento, su entrega y su seriedad, aunque le queda carrera que mostrar ante al resto del país. Su trabajo en esta película es excepcional. Una sola escena, pero ¡qué escena! El español soberbio, aprovechado, lujurioso, que solo mira las mulatas con los ojos de la carne y sin que se le mueva una pestaña gachupina, después del ultraje, dice que quiere a Toñita para “lavarme la ropa y hacerle la comida”. Difícil escena que Edwin Emill trabajo con intensidad, y con sobrado talento.

Peter Grill es un nombre nuevo en el ambiente y le tocó otro ingrato personaje que trabajó, me consta, hasta cuando dormía. Su eficiente dominio del inglés, su presencia de americano feo, y su disciplina, se ganaron mi atención y trabajamos mano a mano, duramente, en este personaje que representa a los caballeros del Sur, es decir, los miembros del KKK que se colaron en Puerto Rico en la primera mitad del siglo XX. Grill se ajustó los calzones, como se dice por ahí, y representó lo peor de la condición humana con su buen talento y su deseo de triunfar.

Axel Cintrón, ¡qué actor para enamorarse de su talento! Sus largos años en las tablas y como director, me ahorraban explicaciones largas. Sabía lo que yo quería con solo una mirada. Capaz de concentrar en un gesto, todo un mundo de compasión y pena, así como de algarabía y fiesta. Junto a él, Scottie Durán y Randall Correa, quienes apecharon una audición conmigo sin yo conocerlos y me ganaron rápidamente para los personajes típicos de las mascaritas y caballeros de las fiestas de Santiago Apóstol. Ambos brillaron en la dinámica de trabajo, respetaron lo que hacían con entrega y compromiso. Dos notables actores con los que hay que contar.

Usted no puede perderse de ver a todos estos grandes actores en VEJIGANTES, este domingo desde las 5:30 pm por WIPR TV.

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page