top of page

“DIOSES PRESOS” HOMBRES LIBRES


POR R. RAMOS-PEREA

Ayer, el Senado de Puerto Rico, en unión a la Fundación Rafael Hernández Colón y el Instituto Alejandro Tapia y Rivera, presentamos al público los cuatro volúmenes de las OBRAS ENCONTRADAS DE ROMÁN BALDORIOTY DE CASTRO. Un trabajo editorial, académico y biográfico de los compañeros intelectuales José Alfredo Hernández Mayoral, Néstor Duprey, Luis Vega Ramos y el que esto suscribe.

Durante dos años estuvimos recopilando todo lo que podía hallarse del Maestro Baldorioty en la prensa, en bibliotecas extranjeras y todo fue puesto a mi cuidado y reflexión para la redacción del Tratado Biográfico -que el colega y amigo de muchos años Hernández Mayoral ha denominado generosamente “definitivo”- del Maestro Baldorioty. Este es el IV tomo de la Colección, donde los primeros tres se dividen entre sus trabajos económicos a cargo de Hernández Mayoral, el segundo tomo su trabajo ante las Cortes Españolas a cargo de Néstor Duprey y el tercer tomo sus trabajos literarios y sus cartas, a cargo mío.

Con la atinada moderación del académico y político Carlos Vizcarrondo, las preguntas del público motivaron respuestas reveladoras sobre quién era este hombre, a quien yo he denominado “el Caudillo de la generación que parió la Nación Puertorriqueña”. (Y Nación con mayúscula).

¿Cómo proponer y aceptar esta denominación, cuando cada tendencia ideológica partidista ha secuestrado y mitificado a los grandes patricios de la historia como símbolos de sus ideales políticos? ¿Cómo podemos librar a Baldorioty del estigma de ser el símbolo único del autonomismo, o de Barbosa de ser la antorcha de la asimilación, o de De Diego de ser el faro de los independentistas electorales o de Betances de ser lo mismo para los separatistas sin partido?

Los cuatro editores, intelectuales que hemos militado en tendencias disímiles, -Duprey soberanista, Hernández Mayoral autonomista, Vega Ramos libre asociacionista y yo separatista hemos reconocido unánimemente nuestro error: nos hemos equivocado al enjaular a una mínima idea partidista, la vida y obra de un hombre tan inmenso. ¿Cuánto no se habrán equivocado los demás? ¿No es hora ya de empezar a conocer a estos hombres por las noches oscuras de sus almas, sus contradicciones, sus miedos, sus corajes y rabias, sus prejuicios y vilezas, en vez de hacer de ellos imágenes falsas que justifican nuestras mezquindades ideológicas? ¡Cuánto pánico tenemos a REVISAR los defectuosos paradigmas de la Historia!

Vi mucha gente asentir cuando vociferé con algo de indignación estas cosas. Odio las apologías manipuladoras. Me ciego felizmente con la grandeza humana, y esta viene con faltas, virtudes, miedos, valores y prejuicios. Viene con actos de vesania y desesperación, viene con muerte, tragedia y crimen, y viene también con inmensas tronadas de filantropía, con ideas geniales, proclamas maravillosas, ¡utopías por las que vale la pena vivir!, sacrificio, ternura, compasión, coraje, voluntad y heroísmo.

De todo eso habla mi biografía; de un hombre que fue muchísimo más que el “padre del autonomismo”. Estábamos equivocados. Baldorioty fue un millón de veces más sabio, más generoso, más humano y benefactor de su país. Porque si lo celebramos por solo ser el “Padre del autonomismo”, ese mismo mérito lo tienen él y muchos más. Y eso, por mi parte, sería un honor bastante magro.

Basta ya de hacer “dioses presos” de hombres libres.

Creo que todos los que estuvieron en la presentación, lo entendieron. Por eso asintieron en silencio.

****

Estos libros necesarios estarán disponibles para Bibliotecas y centros comunitarios. Pueden pedirse al Senado de Puerto Rico o después de junio, a los interesados en la Fundación Rafael Hernández Colón.

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

SENTIDO

Comentarios


bottom of page