top of page

Sobre la colonia, transferencias y grilletes

- José E.Muratti Toro

Las finanzas de la campaña Biden-Harris convierten la parada de Kamala Harris a Puerto Rico "necesaria" pero dispensable, pues la isla no está en el radar de la agenda presidencial.

Ante la posibilidad de otra presidencia trumpiana con todas las nefastas posibilidades de acusarnos de corruptos (la investigación del gobernador por el gobierno federal y tantas otras instancias conocidas le dan la razón), la amenaza de canjearnos por Groenlandia y la potencial cancelación de fondos federales porque le costamos demasiado, convierten una crítica de Biden en una especie de blasfemia, de esas verdades que no se habla en compañía mixta.

Pero es un triste recordatorio de que seguimos siendo colonia, que somos una ATH sin aparente límite para los políticos de aquí y de allá, que esa realidad no la resolverá la estadidad y que la cautelosa confianza que depositamos en un cambio hacia la independencia todavía aterra a más de a los que inspira.

Depositar toda la confianza en los que se presentan a las elecciones en noviembre parece ser la única alternativa, apostando a que los retoños que se aúpan bajo el liderato de los permanentes, vengan con verdaderos, más que deseos, compromisos con combatir la melíflua seducción de la serpiente verde que se autoproclama pitonisa del árbol de la sabiduría y que se aloja en ese lóbulo del placer en el cerebro que proclama: "si los demás lo hacen...", "he trabajado por esto toda la vida, así que me lo merezco...", "mi familia se ha sacrificado por mí, ahora se merece lo mejor...", "¿por qué solamente esos riquitillos que no han dado un tajo en la vida se merecen ese paisaje en Suiza, en Australia, en Colorado...?", o el irrebatible "yo no voy a ser el/la más pendejx para no aprevechar esta oportunidad..."

Los boomers confiamos que haya más Democracia en los EEUU en el 2028 y no haya que apostar a los menos malos y, acá, sepamos más de los que se aúpan para que podamos escoger los que a contrapelo con nuestros peores instintos pongan el paisito, como decía Benedetti, por sobre la hoja de depósito o el depósito electrónico que se refleja en el app que tenemos al lado de los de Delta, el Hilton o Lexus.

Los más jóvenes, confiamos que descubran a tiempo que el jangueo y las compras en las sucursales de Tous, Zara y Tumi solo conducen a un grillete en el pie que quieren echar hacia dónde sea, para diz que no tener que depender de padres, jefes o rateros con o sin traje de diseñador.

La esclavitud tiene muchas parcelas. En algunas, hasta te permiten desarrollar destrezas útiles para el mundo empresarial.



8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page